O Pai Miño, como llaman los gallegos al río Miño, se convierte en los primeros meses del año en el epicentro de la pesca de agua dulce, donde la eterna lamprea es la protagonista una tradición culinaria y cultural centenaria.

Tan arcaico (más de 500 millones de años) como aterrador -lo que se llama bello no es bello-, la lamprea trepa por las aguas del Bajo Miño, donde son cogidas por las pesqueiras y llevadas a la cocina en preparaciones tan clásicas como la lamprea bordelesa o la lamprea ahumada.

Cuenta como un vampiro marino, bueno se alimenta de la sangre del pez al que se adhiere, La lamprea es una especie de eslabón perdido entre los vertebrados marinos, evita escamas y aletas, pasa su vida entre dos cuerpos de agua y regresa a los ríos para desovar y morir.


En ese término medio entre la carne y el pescado, pues su textura es más cercana a la primera -y también por su contenido en sangre-, la lamprea despierta cierto recelo culinario por su fealdad y aspecto, y esto hace que nunca le demos mucho apoyo a lo que parece una serpiente, y mucho menos cuando tiene unos hábitos alimenticios tan insaciables.

Sin embargo, en ciudades como árbol (Pontevedra), donde incluso un festival gastronómico en torno a la lamprea -Finales de abril- Su presencia es fundamental para entender una forma de vida que va más allá de lo culinario y ha liderado la región durante siglos.

Tiene críticas, por supuesto, pero La alta cocina ha reclamado su presencia en los últimos años en restaurantes como Casa Solla (cuyo chef Pepe Solla participó en MasterChef), en NaDo, en O Camiño do Inglés y en Lakasa, además de otros epicentros más tradicionales como Chef Rivera, La Mezquita, Casa Calviño, o Frenazo, Os Pirús o La Molinera. Sea como fuere, la lamprea merece ser descartada y abordada.

que es la lamprea

Foto 01 ¿Qué es la lamprea?

Cuando hablamos de lamprea, nos referimos a la Petromyzon marinus con su nombre científico, también llamada lamprea de mar, Si bien la lamprea de río es Lampetra fluviatilis, es otra especie del mismo grupo, más pequeña y mucho más rara en nuestras aguas.

Alargada, a veces hasta un metro de largo, y con dos pequeñas aletas dorsales ubicadas casi en la cola, la lamprea Navega entre los últimos invertebrados y los primeros vertebrados marinos, pertenece a la punta de lanza de este último. Además, como curiosidad añadida, cabe mencionar que tiene un esqueleto cartilaginoso y no óseo,

Razones que nos llevan a separarlo claramente de todos los peces no tiene escamas ni branquias, pero en cambio tiene una serie de siete orificios ubicados a cada lado de la cabeza, utilizados para respirar, sin contar las clásicas branquias de los peces.

VIVERO BOCA NAMPRE

Físicamente es difícil confundirla, más si nos fijamos en su boca, sin mandíbula, llena de pequeños dientes córneos, que sirven a la lamprea para adherirse a su huésped, como si fuera una ventosa, de la que se alimenta y que no siente ningún dolor por el aferramiento de la lamprea. El motivo de esto es que la lamprea segrega un líquido analgésico por lo que no molesta físicamente al otro animal, al que además inocula con una sustancia anticoagulante para que no se cierre ese “pollo”.

Exteriormente tampoco engaña, porque es viscoso, liso y sus colores van desde el marrón amarillento hasta ciertos matices verdosos y azulados. Será antediluviano, pero cuando La lamprea lo hizo durante 500 millones de años. tan bueno, ¿por qué tendría que evolucionar?

Para ello hay que entender que, al igual que el salmón, es un animal anádromo, es decir vive en el mar y vuelve a los ríos a desovar, Así entendemos este regreso a las fuentes del Miño o del Ulla, que son los principales polos de atracción de la lamprea en nuestro país.

Durante este desove, la lamprea llena el río de larvas, donde permanecen durante unos dos años y medio antes de regresar al mar. Allí Pueden vivir hasta los siete u ocho años. Vuelven al río para dar paso a una nueva generación de lampreas, y mueren tras esta titánica tarea que deja exhaustos a estos animales.

Zonas de pesca y la mejor temporada

Foto 02 Lamprea

En España, la lamprea se extendió por los ríos Atlántico y Mediterráneo en el pasado, incluyendo el Tajo y el Ebro como lugares donde se puede encontrar, pero su presencia allí sigue presente ahora, para no catalogarlo como desaparecido.

Sin embargo, donde los encontramos es en el citados manantiales del Miño, Tambre y Ulla, Arbo es un punto importante en el primero y en Padrón para el segundo, donde también hay unas jornadas gastronómicas centradas en la lamprea.

Fuera de nuestras fronteras es muy común en los ríos atlánticos frente a las Islas Británicas y la costa oeste de Francia, especialmente en el Loira, el Garona y la Dordoña, de donde proceden la mayoría de las lampreas, de las que se prepara la receta más clásica: la bordelesa.

Las lampreas también se encuentran en América del Norte, donde se…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.