La gastronomía tradicional nos ofrece platos atemporales, muy humildes pero enormemente sabrosos y reconfortantes, como son: la popular porrusalda, típico de la cocina vasca y ahora extendido a muchas otras regiones de España. Es literalmente un «caldo de puerro» que suele contener patatas y también puede contener bacalao y otras verduras, incluidos productos derivados del cerdo, según la región o la costumbre.

Me encanta la porrusalda porque le da al puerro toda la importancia de un plato de cuchara que sienta bien todo el año, aunque hay que reconocer que se disfruta mucho más en los meses de frío. Mirando hacia la Cuaresma y la Pascua Podemos restaurarlo en su versión con cody si tenemos quisquillosos en casa, recomiendo convertirlo en crema o puré: siempre es una delicia.

Crema de puerro, patata y pera con azafrán.  receta

también llamado Purrusalda Este plato sigue siendo uno de los más conocidos de la gastronomía vasca en algunos lugares, pero sus variantes llevan mucho tiempo conquistando las cocinas de todo el país. Podemos jugar con o añadir a las proporciones de los ingredientes otras verduras para darle más color y sabor. La zanahoria y la calabaza son buenas opciones para romper con la monotonía del color y darle un toque más dulce.

La consistencia final también se puede ajustar al gusto, dejando un caldo o sobrante más limpio Picar o triturar algunas de las papas tener una capa de cuchara más gruesa. Evidentemente, si utilizamos caldo casero -de verduras, pescado o pollo si no utilizamos bacalao- obtenemos un plato con mucho más sabor y aroma. Es uno de esos platos que casi todas las familias tienen en su recetario con su propio toque.

Lavar muy bien las zanahorias, las patatas y los puerros, Separar la parte más verde y reservar para una preparación diferente. Cortar en trozos de 1-2 cm según el gusto. Picar finamente la cebolla, pelar las patatas y las zanahorias y cortarlas en rodajas o medias lunas.

Calentar unas cucharadas de aceite de oliva en un cazo o sartén y saltear Pochar la cebolla con una pizca de salhasta que esté suave. Añadimos el puerro y salteamos bien unos minutos. Agregue las zanahorias y las papas en cascada, sazone y vierta el caldo. No podemos tirar todo de una vez para corregir el punto de líquido al gusto hacia el final.

Llevar a ebullición, reducir el fuego y cocinar hasta que las patatas estén tiernas, unos 25 minutos. Añadir el bacalao limpio Cortar en trozos del tamaño de un bocado y cocinar durante unos minutos más, añadiendo un poco de perejil fresco finamente picado si lo desea.

Porrusalda.  pasos

Boletín Directo al Paladar

Suscríbete para recibir nuestras recetas diarias, información nutricional y novedades gastronómicas.

Con qué acompañar la Porrusalda

Un bien Porrusalda con bacalao Se sirve caliente en plato hondo, con pan de calidad con una buena miga para mojar y raspar al final. En esta versión con patatas y bacalao tenemos un plato muy completo que servido en raciones generosas resulta una comida más que satisfactoria. En un menú más completo bien podría caber como primer plato. Se puede preparar durante la noche, pero no para congelar.

Directo al paladar | Las 33 mejores recetas de bacalao para disfrutar del pescado tradicional
Directo al paladar | Receta de Marmitako de bonito a fuego lento

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.