Cuando piensas en Portugal y su cocina, piensas en sardinas, pasteles de crema y el eterno bacalao. nuestro tesoro Gadus Morhua, ya sea salado o fresco; En migas, lomos, supremas o filetes, es el rey de la cocina portuguesa.

Ahí presumen que tienen uno Receta con bacalao para todos los días del año. Accesible -aunque menos que antaño-, versátil, siempre a mano y apto para guisos, guisos, asados ​​o preparaciones al horno, el bacalao ha reivindicado su reputación gastronómica y es mucho más que un ingrediente de Semana Santa.

Fuera de plato tipico humilde (acabó siendo un embutido) producto encumbrado en la alta cocina, el bacalao ha sufrido una re-transformación que lo ha convertido en alta cocina, pero sin abandonar nunca sus orígenes: casas y pisos con menos recursos, en los que han todo un menú con este ingrediente con el que tiene una larga asociación.

Los orígenes de este romance se sitúan alrededor del siglo X cuando, tras varios intentos fallidos de dominar las costas ibéricas, los vikingos decidió recurrir a algo más simple: Actuar.

Con la carne curada en sus barcos y el vino portugués para acompañar, se creó esta sinergia y siglos después, cuando los vikingos estaban fuera, también lo estaban las potencias europeas. puso su mirada en el Atlántico Norte.

corte de bacalao

En vez de importancia estratégica para sus caladeros y donde los portugueses establecieron fábricas en lo que hoy es Groenlandia, Terranova y la península de Labrador (esta última debe su nombre al navegante portugués João Lavrador) a finales del siglo XV, hasta el día de hoy, aunque la mayor parte del bacalao es importado.

¿Qué debería aprender España de la cocina de Portugal, el país votado como el mejor destino turístico del mundo?

casi lo hará religión culinaria en todo el país (es difícil encontrar un ingrediente que tenga el mismo significado no solo en Portugal sino en toda Europa), en Directo al Paladar también le hemos otorgado el lugar meritorio que se ha ganado a mano, entre el bacalao dorado, el bacalao a bràs, el bacalhau com natas o bacalao espiritual.

Recetas que todo el mundo puede bailar en casa -tener pan a mano, eso sí- y eso nos conecta más con Portugal al ritmo de los hornos y que os traemos hoy.


1. Bacalao dorado o Bacalhau à Brás

Cod A sujetadores

Sin duda es la más internacional de las recetas de bacalao y está demostrando ser un recurso al uso. Su base no podría ser más humilde ya que lleva Huevo, patatas y el propio bacalao seco.

La clave es utilizar unas buenas migas de bacalao pero desalarlas bien mantener un punto de sal, y que la patata cerilla es muy fina, para lo cual puedes usar una mandolina.


Desmenuzar las migas de bacalao previamente desaladas para que se mezclen con las patatas paja de la receta y no sobresalgan de ellas, ya que lo ideal es que cada bocado lleve una proporción homogénea de pescado, patatas y huevo. Después de desmenuzar los trozos de bacalao, cocerlos durante dos minutos y escurrir.

Pelar las patatas y cortarlas en pajitas finas para ello Usaremos una mandolina o un cuchillo muy afilado. Luego dejar las patatas en el agua para que queden sueltas y no se peguen. Las dejamos en agua fría unos 10 minutos y luego las secamos antes de freírlas dejándolas sobre un paño de cocina.

En una sartén, saltear la cebolla, cortada en juliana fina, y cuando esté muy blanda, añadir los trozos de bacalao. Freír las papas en otra sartén hasta que estén doradas y crujientes y escurrir sobre toallas de papel. Mezclar las patatas con la cebolla frita y el bacalao y añadir los huevos batidos Batir suavemente hasta que el huevo empiece a cuajar, dándole la vuelta para que quede muy jugoso.

Servimos en una fuente, terminando la receta de bacalao dorado espolvorear con perejil picado y decorar con unas aceitunas negras.

Enlace a la receta completa | Bacalao Dorado o Bacalhau à Brás.

2. Bacalhau con nata o bacalhau a la nata

Bacalhau Com Natas

La patata comparte protagonismo en este plato, un poco más contundente, con el bacalao y con un poco de bechamel que va muy bien con el salado de la salazón. lo hace muy jugoso.

Además, el toque de horno le da ese Punto de gratinado Eso siempre lo hace apetecible y llena la cocina del aroma de la costra crocante que hacen la patata y la leche.

  • Ingredientes para 6 personas: 400g de bacalao desalado, 5 patatas, 1 cebolla, 20g de harina de trigo, 20g de mantequilla y 500ml de leche.
  • Elaboración: Desalar el bacalao en el frigorífico durante 36 horas, cambiando el agua cada 12 horas. Cuando esté en su punto máximo cortamos pequeñas tiras, con las manos o con un cuchillo bien afilado. Las reservamos en agua. (También se puede utilizar migas de bacalao triturándolas si se desaliniza). Pelar y trocear las patatas como si estuviéramos haciendo una tortilla de patata y saltearlas ligeramente sin que se doren. Luego se hornean en el horno. En el fondo ponemos la mitad de las patatas fritas y escurridas…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.