recetas

Esta es la mejor manera (y la más fácil) de mantener un aguacate abierto durante varios días sin que se oxide.

El aguacate está repleto de beneficios gastronómicos y nutricionales, pero tiene un pequeño inconveniente: se oxida muy rapido tan pronto como se abre. No es más que una reacción química natural a la que los frutos cuya pulpa queda descubierta son más sensibles, lo que resulta especialmente molesto en el caso de los aguacates. El verde brillante se oscurece a un color descolorido muy poco apetecible. Afortunadamente hay una manera muy fácil de evitar estoO al menos retrasarlo.

Cortar, deshuesar y pelar aguacates (y cuáles son los mejores cortes para cada receta)

Los consumidores comunes de esta fruta tropical se han tenido que enfrentar al dilema que hacer si solo necesitamos media fruta. No siempre encontraremos ejemplares de tamaño exacto en el mercado, y algunas variedades son demasiado grandes para que las coman una o dos personas, según la receta.

Una práctica común, pero no muy efectiva, es dejar el hueso en la porción que no vamos a comer y envolverlo en papel film o papel de aluminio. Es una solución que solo funciona a muy corto plazo porque Mantener el hueso es inútil. en la pulpa expuesta al aire. Tampoco sirve para mantener el guacamole brillante y fresco.

Es más sensato rociar la fruta con zumo de limón -como con las alcachofas peladas-, aunque no siempre es infalible, también deja el sabor agrio de los cítricos. Al final, muchos de nosotros hemos llegado a un acuerdo con él. raspar la capa exterior oxidadatrata de consumirlo poco después de abrirlo, pero el sistema más efectivo para mantener el brillo del aguacate es extremadamente simple.

Agua para retrasar la oxidación del aguacate

La idea es la misma que ya usamos para hacer guacamole con anticipación o para conservar las sobras: banco de agua. agua potable y opcionalmente unas gotas de jugo de limón retrasan el proceso de oxidación que sufre el aguacate al ser expuesto al oxígeno cuando lo separamos de su piel protectora.

agua de aguacate

Para ello solo tenemos que preparar un recipiente lo suficientemente grande para contener nuestro medio aguacate y llenarlo con agua fría, mejor si tiene tapa hermética. Una vez que hemos abierto la fruta por la mitad, guardamos el hueso en la parte a conservar, si es posible y rápido Lo ponemos boca abajo en el agua.con la piel hacia arriba.

Solo queda cerrarlo bien y guardarlo en la nevera, donde después de más de 48 horas Hemos comprobado que apenas hay signos de oxidación. Si añadimos un poco de zumo de limón al agua, parece que se consigue un color más claro siempre que no nos importe el regusto cítrico que persiste. Definitivamente será mucho más ligero que si pincelamos el aguacate directamente con el jugo.

Debemos tener en cuenta que obtendremos mejores resultados si el aguacate no está demasiado maduro, ya que la pulpa se vuelve más blanda entran en contacto con el agua cada vez más a lo largo del día. Por otro lado, nos ayuda a conseguir una textura más cremosa cuando queremos picarlo, molerlo o untarlo en el pan.

Agudo Abierto2

Un sistema de envasado al vacío de corta duración también sería una buena opción si preferimos no cambiar la textura de la fruta con la humedad del agua, que es lo que siempre intentamos hacer. trabaja muy rápido para limitar al máximo la exposición al oxígeno, y siempre refrigerado.

Definitivamente, No se recomienda mantener más de 72 horas un aguacate abierto, o cualquier preparación con este fruto crudo, siendo dos días el tiempo máximo recomendado para disfrutarlo disfrutando de su textura y sabor sin demasiados cambios, salvo que esté demasiado maduro. Y así podemos utilizarlo en recetas de relleno, en tostadas, ensaladas o un tartar.

Directo al paladar | Aguacates Rellenos: ideas para cambiar tu receta habitual
Directo al paladar | Cómo elegir el mejor aguacate del mercado: seis claves para no equivocarnos

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.