recetas

El secreto de hacer una fideuá con la pasta fina que tienes en casa

No importa si te has pasado de la raya con las compras de fideos para el pelo o no quieres cocinar más sopas durante esta cuarentena. Con el tradicional fideo fino, el de la sopa, Puedes tomarte una Fideuá al más puro estilo levantino y convertir cada día en un auténtico domingo en torno a este plato tan valenciano como sabroso.

Siete recetas de Fideuá para disfrutar del fin de semana cuando no tienes tiempo de hacer arroz (o simplemente porque te gusta)

Se suele utilizar pasta fideuá, pero puedes apostar por esta propuesta la pasta Cabellín, que nos aporta otros dos beneficios: Está hecho de antemano, por lo que no tienes que preocuparte tanto por el reloj, y requiere menos caldo para prepararlo: al ser más delicado, requiere menos parte líquida, permitiéndote liberar los caldos congelados que tienes en el nevera tiene en cualquier momento.

Cómo hacer la receta de fideuá fácil y rápida

Foto Rápida Fideuá

El punto más delicado para hacer una fideuá puedes obtener un caldo sabroso en poco tiempo. Para conseguirlo se utilizan en Valencia las clóchinas, parientes de los mejillones, -más caros, con menos carne y más sabrosos- con los que se puede conseguir un caldo intenso en pocos minutos, y qué Podemos terminar con cabezas de gambas y gambas, que además aportan mucho sabor. Si no encontramos clóchinas, podemos preparar la fideuá con un caldo de pescado que tengamos en casa o utilizar mejillones, que también son excelentes para esta preparación.

empezamos Retire las barbas de los mejillones o clóchinas y póngalas al fuego en una cacerola cubierta con un poco de agua., para que se abran y suelten sus jugos. Los retiramos y añadimos un poco más de agua y las cabezas de gambas y gambas y llevamos todo a ebullición para obtener el caldo en el que haremos la fideuá. Colar y mantener caliente. Según el grosor, necesitamos unos 350 a 450 ml de este caldo para 200 g de pasta.

Relacionado: Conoce a Mantou: el pan detrás del bollo Bao

Tostar la pasta en el horno a 180º. Remueve los fideos de vez en cuando para que se doren antes de cocinarlos. Si tu prefieres También puedes comprar pasta gorda o gruesa o pasta curva para fideuá, pero te recomiendo la pasta Cabellín porque es más rápida y es perfecto Además, este tipo de pasta sube tras la cocción y resulta más que apetecible. Cuestión de gustos Si usas otro tipo de pasta definitivamente necesitarás más caldo ya que las más espesas absorben más y tardan más en cocinarse.

Mientras se prepara el caldo y se tuesta la pasta, echamos una paella y allí sofreimos los ajos laminados, sofreímos las gambas y los calamares y las gambas. Añadir la pasta tostada y el tomate y sofreír unos minutos. Añadir el caldo, un poco de azafrán o colorante y colocar los mejillones, dejando algunos con la concha por estética. Cocine hasta que los fideos absorban el caldo. hasta el ultimo, Dejar reposar la fideuá dos o tres minutos tapamos con un paño para que esté listo y lo tenemos listo para servir. Verás lo rico que está y lo fácil que nos ha resultado prepararlo.

Añade caza a tu caldo

fumar

Si no nos ponemos puristas, el tuyo Las fideuás y arroces admiten casi tantos tipos de caldos como quieras añadir. Este plato desenfadado puede cobrar vida si tienes un buen caldo de verduras en el congelador, por ejemplo. No hace falta decir que cualquier caldo de pez piedra o morralla que tengas, si tienes suerte, hará maravillas y será un plato muy marinero.

nos cuenta todo esto José Luis García-Berlanga, chef del restaurante valenciano Berlanga en el barrio de Retiro de Madrid. “Lo habitual es un caldo de pescado y marisco a base de morralla, pero también se puede utilizar un caldo de pollo y verduras o un caldo de carne”, explica sobre su restaurante, que permanece abierto para servicio a domicilio, que se puede consultar en su web.

Chef José Luis García-Berlanga

Chef José Luis García-Berlanga, Chef de Berlanga.

“Hay que respetar las proporciones y añadir el doble de caldo que la pasta (de 1, la fina) para que salga bien la fideuá”, apunta. Por lo tanto, hasta un caldo de cocido (garbanzos, morcillo y morro de cerdo) podría servir de base para una fideuácomo le hace a el rosseyat en el restaurante.

el instrumental

Fideuá de verduras con langostinos

Una fideuá, al igual que una paella, debe resolverse en este recipiente, mal llamado paellero, pero si es necesario podemos cambiar los platos. «Podríamos hacerlo en una sartén amplia o en una olla mediana-alta«, dice José Luis. «No es lo mismo y el resultado no será exactamente el mismo, pero es una buena solución cuando no tenemos paella en casa», dice.

Las puntas del fideo: asadas, hervidas y moteadas

Fideuá Señoret

Para que una fideuá pueda presumir de fideuá, su pasta debe estar ligeramente tostada. «El fideo se debe freír con un poco de ajo y tomates rallados», dice. «Al igual que haríamos con el arroz», explica.

Se trata de encontrar ese punto crujiente a los fideos y esas cosas. les permite estar a la vez crujientes en la boca después, pero bien empapados en su caldo. Es importante recordar que el tostado de la pasta se realiza antes de la cocción, nunca después.

Igualmente…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.