Salamanca es la ciudad con más turistas Castilla y León, y no es para menos. Su casco antiguo ha sido declarado Herencia mundial desde 1988 y cuenta con dos fantásticas catedrales, todo tipo de iglesias y palacios y la universidad en activo más antigua de España, en torno a la que gira buena parte de la vida de la eternamente joven ciudad.

Un paseo por Salamanca es una inmersión en la historia española, y no es ajeno a los bares y restaurantes. Como en todas las ciudades turísticas, es mejor no ir a ningún lado, pero hay que decirlo Salamanca en general se come bien. Además de los platos típicos y las tapas de las que ahora os hablaremos, desde hace tiempo han abierto locales que un cocina moderna, que vale la pena visitar. Además, Salamanca sigue siendo una ciudad universitaria que necesita alimentar (y beber) a todo tipo de jóvenes con un presupuesto ajustado para comer bien, bien y barato.

Los 5 platos más típicos de Salamanca

Si por algo destaca la gastronomía salmantina es por su potencia. Estamos en tierra de salchichas, Y eso se nota. Las diferentes partes del cerdo se comen de diferentes maneras y no hay problema con las vísceras.

Ese Cerdo y los distintos asados ​​se pueden encontrar en muchos restaurantes, y hay embutidos locales como farinato (el “chorizo ​​pobre” preparado con pan rallado, manteca y cebolla) que no puedes dejar de probar, pero en esta guía repasaremos los platos prácticamente exclusivos de la ciudad y sus alrededores.

1. Hornazo

Hornazo

Aunque el Hornazo, un Panecillos rellenos de varias salchichas, es típico de muchas partes de España, siendo el más famoso el elaborado en Salamanca. Suele llevar chorizo, lomo y jamón, a veces huevo, y la masa se prepara con manteca de cerdo. Desde 2002 cuenta con una marca de garantía que indica el porcentaje de ingredientes que debe contener.

Hoy en día el Hornazo se puede encontrar en todas partes, pero siempre se ha comprado comercialmente pastelerías. Los más típicos son los de las pastelerías Gil, La Industrial o La Madrileña.

2. Chanfaína

este plato no flota en el espacio. Aunque hay varias variedades regionales, la base del guiso es la misma, un salteado de cebolla y ajo con cordero y asadura de cordero. Se cree que es de origen árabe y judío y, por lo tanto, no contiene carne de cerdo.

En la versión salmantina, el devastador conjunto incluye también sangre de cordero, arroz y huevo duro troceado, y se aromatiza con pimentón y mucho comino. es una receta muy tipico en los bares como tapaespecialmente en vacaciones.

3. Limón Serrano

Este plato loco, poco conocido, no es típico de la ciudad de Salamanca, sino de aquella Montañas de Francia y Béjarpero lo sirven muchos restaurantes de la capital y no puede quedar fuera de esta lista.

Es un plato que originalmente se comía para el desayuno, especialmente el día de Jueves Santo. Es una ensalada de aspecto absurdo de chorizo, atún enlatado, huevos duros y fritos y cítricos (limón y naranja) que se dice que usaban los pastores. mantener la carne por más tiempo. Otras teorías dicen que lo inventó un borracho que volvía de una fiesta.

4. paloma

El origen de esta tapa, omnipresente en los bares de Salamanca e inexistente en el resto de España, es incierto, aunque lo cierto es que es relativamente nuevo. Es un corteza de trigo frita (Tipo Bits Boca), conocido en Salamanca como «Cuero» para ponerse ensalada –aunque cada vez encontrarás una mayor selección de ensaladas–.

5. Rollitos de Maimón

Maimón

Ese Postre por excelencia de Salamanca y Zamora Se dice que este pastel redondo proviene de la palabra árabe maímun, que significa feliz. Está hecho a base de harina de maíz, azúcar y limón: es muy esponjoso e ideal para bañar en chocolate, por ejemplo.

Aunque se puede encontrar en muchas pastelerías, tradicionalmente se prepara en casa. Por extraño que parezca Es muy tipico para bodas., donde existe la tradición de bailar a su alrededor, práctica conocida como «bailar el hilo». Será para el folclore.

Bares de raciones y tapas

Salamanca es una de esas maravillosas ciudades donde las bebidas siempre vienen con tapa. El modelo es más parecido al de Granada que al de Madrid: las bebidas son un poco más caras pero van acompañadas de unas tapas de cocina estupendas que también se pueden elegir. También existe la opción de pedir la bebida sin tapa, que viene con descuento, pero ¿a qué jugamos?

Hay tres zonas principales de tapeo: la plaza principal y su entorno Calle Vandyck –la zona estudiantil más barata donde el cerdo es el rey– y la barrio occidentalque, según nos cuentan nuestros ponentes, se ha puesto de moda en una ola más moderna (y cara).

Esta es nuestra selección, como siempre de la mano del sabiduria local:

el haz

Una taza

Este tradicional bar es famoso por sus Tapas y raciones de copa, es decir, la máscara del cerdo. Un clásico…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.