También conocido como chirivíachirivías (chirivía sativa) es un humilde tubérculo que en su día fue una valiosa fuente de energía para los más pobres de la mitad de Europa, especialmente durante los meses fríos y antes de la patata. Olvidado y despreciado, poco utilizado en nuestro país, su consumo se está recuperando y es un buen momento para justificarlo en la cocina.

Especialmente en invierno, esta prima de la zanahoria luce con más orgullo en los mercados; Es en temporada alta, es económico, nutritivo y muy sabroso. A pesar de su similitud con la naranja vegetal, la chirivía tiene un sabor diferente, también dulce y terroso, pero con un aroma muy característico, anís y muy calmante.

Se acerca la temporada de la trufa: te enseñaremos a distinguir las diferentes variedades y te daremos 9 recetas para cocinar esta seta

TIAN DE VERDURAS, la mejor forma de comer verduras de forma original

Características y propiedades

Su aspecto recuerda sin duda al de la zanahoria por su forma alargada y una piel exterior de estructura similar, si es que algo más áspera y tosca, con más irregularidades. La chirivía, especialmente los ejemplares más grandes, suele tener una parte superior más gruesa y redondeado, estrechándose en el otro extremo, mientras que las zanahorias tienden a ser más uniformes.

chirivía1

Sin duda, la gran característica visual de esta raíz es su color o la ausencia del mismo. Sin ser blanco puro por fuera, más bien con una color crema o marfil, languidece un poco en comparación con otras verduras subterráneas de invierno, como la propia zanahoria en sus varios colores o las colinabos. Al corte presenta un color blanco mucho más puro en el interior y más concentrado en el tronco central.

En cuanto a sus propiedades, la chirivía es una hortaliza valiosa por su valor nutritivo, es alta en energía pero no llega al aporte calórico de la patata gracias a que tiene un contenido notable de azúcares naturales, pero también es fuente de fibra, minerales y vitaminas. Se caracteriza especialmente por su aporte en potasio y vitamina C.

chirivía2

Es una verdura muy saciante por su contenido en fibra, también contiene pectina y suele absorber mucho líquido cuando se cocina en agua o con cualquier otro líquido, por lo que es perfecta más fácil de comer durante esos meses, cuando se prepara con técnicas saludables, en lugar de papas o carbohidratos.

¿Cómo usarlo en la cocina?

chirivías en rodajas

La chirivía debe lavarlo bienn todos los residuos de tierra posibles, como p. B. tubérculos para eliminar. Las hojas, si las puedes comprar, se pueden cocinar crudas o usar como aderezo como si fueran hierbas frescas.

La piel es comestible, pero es un poco fea y dura, por lo que es la más común pélalo ligeramente, con un pelador de verduras para conservar la carne el mayor tiempo posible. De hecho, permite las mismas preparaciones que las zanahorias u otros tubérculos: podemos hervirlo, cocerlo al vapor, freírlo, saltearlo, convertirlo en puré o crema, o asarlo al horno.

Gracias a sus azúcares naturales ya la dureza algo terrosa de su interior, es perfecto para cocinar e incorporar a cremas y salsas, aportando textura y cuerpo y dándole un sabor muy aromático y delicado. Queda delicioso asadocomo todas las verduras cuando se carameliza el azúcar, concentrando al máximo su sabor y creando una textura crujiente por fuera y cremosa por dentro.

verduras

Si queremos degustarlo crudo, se recomienda frótalo bien o córtalo en lonchas finas como un carpaccio y pélalo bien antes. Su sabor anisado y campestre marida muy bien con carnes y pescados a la parrilla y verduras similares, y siempre es buena idea acompañarlo con patatas.

Para equilibrar su sabor dulce, es muy agradecido. pequeños contrastes, añade algo de acidez como vinagre, zumo o ralladura de limón, algo de fruta fresca o incluso un toque picante. Las clásicas hierbas de montaña (tomillo, romero, comino, eneldo, orégano…) van muy bien con él, pero también es perfecto para los amantes de las especias más exóticas como las mezclas de curry.

Boletín Directo al Paladar

Suscríbete para recibir nuestras recetas diarias, información nutricional y novedades gastronómicas.

Recetas de chirivía de temporada

Si nunca ha probado las chirivías aparte de agregarlas a sopas o caldos, anímese y cocínelas este invierno probando diferentes platos como los que sugerimos a continuación.

Vasitos de crema de chirivía y manzana con kikos y foie

chirivías

Lave bien las chirivías y las zanahorias, corte el extremo con el tallo y reserve pelar fácilmente, solo si fueran un poco feos por fuera; La piel es perfectamente comestible. Picar finamente la zanahoria con la cebolleta.

Calienta el aceite de oliva en una cacerola y saltea las cebolletas con la zanahoria y una pizca de sal hasta que empiecen a tomar color. Agregue las chirivías, revuelva bien y agregue las hierbas. Cocinamos a fuego medio-alto durante unos minutos mientras pelamos y troceamos la manzana sin corazón.

Añadir manzana, sal y…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.