Soufflé, suflé o soufflé. No importa cómo lo llamemos. Todos (o casi) sabemos que el soufflé es una preparación culinaria delicada y fácil, que suele entrañar algunas dificultades. Sin embargo Haz el suflé perfecto Está al alcance de todos, sobre todo hoy en día que disponemos de herramientas suficientes y precisas (bastones eléctricos y buenos hornos) para que el animal no se oponga a nadie con un mínimo de destreza.

El soufflé es una preparación que Tiene todos los ingredientes necesarios para degustar.: textura esponjosa, sabor suave y aspecto exquisito. Un buen soufflé debe ser ligero y etéreo, tanto que casi se derrita en la boca, bien cocido para que no sepa a harina u otros ingredientes crudos, y mantenga su forma una vez que sale del horno. llega a la mesa y el comensal lo remata.

Cómo envolver croquetas en poco tiempo

Pasos necesarios para un suflé perfecto

Hay muchas recetas de suflé, tanto dulces como saladas, y es posible bordar cualquiera de ellas si sigues las instrucciones. pasos necesarios para que el suflé salga perfecto. El elemento que da sabor al soufflé se considera la mezcla base, uno de sus dos ingredientes básicos. La otra es la espuma de clara de huevo, es decir, claras de huevo batidas hasta obtener una espuma dura, lo que le da la esponjosidad característica.

1. Prepara la mezcla base

Cazuelas de queso clásicas en moldes individuales 3of4 Bov800xl 8735165029

Ese mezcla base Puede ser de chocolate, limón, fresa, espinacas, queso, crema de pescado, etc. Para soufflés salados, la base de esta mezcla puede ser puré de patatas, bechamel o queso y nata. Todos depende de la receta que hemos decidido preparar.

En muchas recetas de suflé La mezcla base se puede preparar con antelación. y refrigerar por un tiempo razonable (entre seis y ocho horas). Ten en cuenta que los ingredientes que la componen, como yemas de huevo, papas, leche, entre otros, pueden estropearse u oxidarse. Es importante dejar que la mezcla se caliente fuera de la nevera mientras terminamos los soufflés.

2. Preparar la espuma de clara de huevo o montar las claras de huevo

Batir la clara de huevo es uno de los pasos más importantes para que nuestros soufflés sean un éxito. La clara de huevo debe quedar firme, pero no demasiado espesa.. El punto correcto es puntas blandas Esto les permite mezclarse mejor. Las claras de huevo deben estar a temperatura ambiente y agregar una pizca de sal antes de comenzar a batir ayudará a que se asienten y mantengan la consistencia rápidamente.

conducir despejado

Una vez que la clara de huevo está lista, debes hacerlo. inmediatamente agréguelos a la mezcla base. Es más cómodo y efectivo incorporar unas cucharadas de claras de huevo batidas y remover bruscamente para aligerar la mezcla base. A continuación, solo queda añadir el resto del ponche y trabajarlo con movimientos envolventes de abajo hacia arriba y suavemente hasta que quede perfectamente integrado.

3. Hornear inmediatamente

Una vez lista la mezcla del soufflé, es necesario Rellenar moldes y hornear sin demora. El horno debe precalentarse a la temperatura especificada en la receta (generalmente 200 °C) y solo puede abrirse después de que haya transcurrido el tiempo especificado. Para mejor resultado los ponemos en la parte baja del horno y echamos un vaso de agua en la bandeja donde están los moldes (quedan más jugosos).

Otras recomendaciones que avalan el éxito de nuestro soufflé

Para hornear la masa de soufflé se pueden utilizar moldes individuales como ramequines o un molde grande, todos ellos especiales para soufflés. Ambos se caracterizan por ser formas profundas de paredes rectasque facilitan el leudado de la masa de manera uniforme.

Independientemente del tamaño del molde que estemos usando, esto es importante Untar con mantequilla la base y las paredes. Estos últimos con pincel y de abajo hacia arriba con pinceladas verticales dejando las rayas bien marcadas. Para ello es conveniente que la mantequilla esté blanda y no derretida. Esto permite que el suflé se deslice por las paredes y suba ligeramente.

Suflé de chocolate

Después de enmantequillar el molde, se espolvorea con mantequilla con harina, pan rallado o queso rallado para guisos salados y con azúcar granulada para guisos dulces. En cualquier caso, es necesario eliminar el exceso volteando el molde, golpeando ligeramente el fondo y dejando caer el exceso.

Después de llenar el molde con la mezcla de soufflé, una espátula o el lado romo de un cuchillo para dejar la masa al ras del borde. Luego limpiamos el borde del molde con un paño húmedo. Como resultado, el suflé crece recto y uniformemente por todos lados y es visualmente muy atractivo.

El cambio brusco de temperatura no es amigo del soufflé, por lo que es recomendable apagar el horno una vez transcurrido el tiempo de cocción reglamentario y dejarlo así. descansar en el interior durante unos minutos antes de abrir la puerta. Nada más sacar el soufflé del horno lo servimos porque a los pocos minutos se derrumbará. Se dice que son los comensales los que esperan impacientes el soufflé, nunca al revés.

Imágenes | Alfa y jh_tan84 en…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.