Hoy vamos a hablar de esos Verdinas, las legumbres más exclusivas que están en temporada alta, te contamos cómo prepararlas y te proponemos cinco recetas para sacarles el máximo partido.

Las verdinas son una variedad de alubias pequeñas que se cosechan cuando el grano aún está en pie está en un estado inmaduro y aún no se ha vuelto blanco, sino que ha permanecido verde. Cuando se secan verdes, estas pequeñas judías verdes conservan su color y su intenso sabor vegetal.

La alubia verdina se cuece con mucha facilidad, por lo que tras la cocción las alubias quedan enteras sin reventar. Por tener una piel muy fina son muy agradables al tacto, y por ser más verdes tienen un sabor muy delicado. Asi que Son ideales con pescados y mariscos.aunque también armonizan muy bien con otros productos, como verás a continuación.

Alubias, habas, habas, habas, habas, alubias... como las llames, tenemos 29 recetas para ti

que son los verdes

Verduras 680x1020

Las verdinas son una variedad de alubias o fabas que se cultivan habitualmente en el norte de España, concretamente en Asturias, desde donde se han extendido a Galicia. La producción es pequeña y se suelen sembrar en el mes de mayo. La vendimia se realiza a finales de verano.cuando los frijoles están maduros pero las vainas todavía están verdes.

Si los frijoles se dejaban secar al sol, permanecían blancos y se perdía el especial sabor verde. -que viene del jugo-, ¿Qué tiene esta cepa?. Por eso se secan en un lugar oscuro para que conserven su color y salen a la venta a principios de octubre cuando están listas para ser cocinadas.

Al igual que otras variedades de leguminosas Las Verdinas son buenas si consumes las del añolos de años anteriores son menos tiernos, menos coloreados y probablemente necesitarán cocinarse por más tiempo.

En el pasado sólo se producían en Valle de Ardisana en Llanes, aunque la creciente demanda de este producto ha hecho que ahora se cultive en más zonas. Su limitada producción y el bajo rendimiento de la planta, que no crece mucho, hacen que su precio sea superior al de otras leguminosas.

Cocina con este producto de temporada

Judías verdes

La piel de Verdina es muy fina, por lo que la piel es prácticamente invisible cuando se cocina. Para cocinarlos para que estén tan finosno hace falta ponerlos en remojo porque ya están muy tiernos, pero si se remojan unas horas no están nada mal y se reduce el tiempo de cocción necesario para que estén tiernos.

una vez cocido, Su textura es mantecosa y su sabor es delicado, exquisito y ligeramente afrutado. Por ello, se acostumbra utilizarlas con recetas de pescado y marisco, en lugar de la clásica fabada, para evitar que el poder de los ahumados y las morcillas se apodere del sabor de estas legumbres.

Son muchas las recetas que prácticamente se elaboran con este tipo de legumbre cualquier tipo de pescado o marisco, por ejemplo verduras con pulpo, con almejas, con gambas, con bacalao y con todo tipo de pescado. También es habitual utilizarlos en recetas con carne de venado, en recetas con ciervo o jabalí. Estofados con verduras o champiñones, son una auténtica delicia.

Cinco recetas con verduras para sacarles el máximo partido

1. Verduras con setas porcini

2560 3000 3

Receta completa | Receta fácil de verdina con setas porcini

2. Verdinas con mosquetones

2560 3000 2

  • ingredientes: 4 gambas grandes, 250 g de Verdinas, 1 diente de ajo, 1 puerro, 1 pimiento rojo, 1 zanahoria, 1 cebolleta y caldo de pescado o fumet
  • redacción: La noche anterior a la preparación de este plato ponemos en remojo las verduras para cocerlas a la mañana siguiente. Para esta receta, corta los puerros, el diente de ajo, la cebolla tierna, la zanahoria y el pimiento rojo en trocitos pequeños y escalfalos con aceite de oliva a fuego lento hasta que estén tiernos. Luego añadimos la verdina bien escurrida y añadimos a la sartén. Rehogar todo unos minutos, añadiendo suficiente caldo de pescado para cubrirlos y un poco más, y cocer a fuego lento unas dos o dos horas y media, el tiempo suficiente para que estén tiernos. Lo ideal es seguir cocinando muy despacio, añadiendo más agua o caldo si es necesario -siempre frío- y vemos que se nos acaba el líquido. De vez en cuando removemos suavemente y probamos hasta que esté listo. De esta forma, las verduras con las que hicimos la base se disolverán y pasarán a formar parte del caldo. Para que nuestro caldo tenga un sabor profundo e intenso a marisco, podemos utilizar un caldo de pescado de roca o un caldo casero elaborado con las cascaras de gambas, gambas, etc. que hayamos guardado. Siempre tengo en el congelador. Como también llevaba un poco de carabineros o crema de galleta, se la puse para darle aún más sabor a estas Verdinas. Por último asamos los carabineros, bastan unos minutos por cada lado y los servimos. Yo suelo cortar la cabeza y dejarla en el plato encima de la verdina para los que quieran chupar sus jugos y corales internos, y colocar la cola de carabinero, bien pelada y cortada en dos a lo largo…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.