Ese ayuno intermitente Es una de las últimas tendencias en nutrición que cada vez gana más interés y adeptos. No está exento de controversia tampoco, pero a diferencia de las dietas restrictivas, es un patrón de alimentación más flexible cuyos beneficios parecen estar cada vez más validados por la ciencia, aunque no es infalible ni adecuado para todos.

Es una práctica que no podemos volvernos locos; Necesitamos tener claro qué patrón se adapta mejor a nuestras necesidades y lo más importante planificar bien nuestra dieta. Por ello, es habitual concentrar la ingesta de alimentos en las últimas horas del día. La cena se convierte en la comida principal. y debe ser muy completo y sólido.

Ayuno intermitente para principiantes: lo básico que debes saber para adelgazar

Tres claves para descifrar el etiquetado de los alimentos

¿Qué es el ayuno intermitente?

En general, el ayuno intermitente es una dieta planificada y programada. Las comidas diarias se organizan para establecerse. ¿En qué franjas horarias se permite comer?y en las que no, sí, se permite el consumo habitual de agua.

Rápido

Hay diferentes tipos o modelos, según el número de horas que se prolongue el ayuno. Los más comunes son:

  • 8/16. Ayunas durante dieciséis horas, concentrando tus comidas en las ocho horas restantes del día. Es el más sencillo y probablemente mucha gente lo practique sin darse cuenta.
  • 4/20. Un modelo intermedio que alarga veinte horas el ayuno y solo permite comer durante las cuatro horas restantes del día. De esta manera, es común comer solo una vez, o como máximo dos veces, en comidas más pequeñas.
  • 12/12. A primera vista parece más fácil, pero cuesta adaptarse a la mayoría de las rutinas diarias. Sí, puede ser una opción fácil para los que cenan temprano o no desayunan nada de madrugada.
  • 24 o cada dos días. Esta práctica alterna días de comidas normales sin control con largos ayunos de un día completo.
  • 48 o más. El ayuno más extremo, donde pasas dos días completos o más sin comida, solo agua.

Los beneficios (y riesgos) del ayuno intermitente

La restricción calórica temporal sugerida por este patrón tiene numerosos beneficios probados, siendo la pérdida de peso uno de los más interesantes. Distribuir comidas puede ayudar con la pérdida de peso y también para reducir el riesgo de enfermedades como la hipertensión o el asma, puede ayudar a la microbiota intestinal y aumentar la masa muscular o masa muscular, favoreciendo así la pérdida de grasa.

té

Pero estos beneficios son siempre a largo plazo y dentro de un estilo de vida saludable. el ayuno en sí No hay beneficio si la dieta no es equilibrada. y saludable, o si se consumen más calorías de las que se queman por muchas horas que pasemos sin comer. La falta de adherencia es una de las mayores dificultades inherentes a este patrón y al consiguiente efecto rebote.

rápido muy largo inadaptado a los ritmos de vida -en los que debe incluirse el componente social- y la mala planificación de micro y macronutrientes puede tener efectos negativos en la salud. Por ello, al igual que con la dieta cetogénica o cualquier otra, es recomendable consultar a un profesional.

Cenas completas para hacer ayuno intermitente

Como ya hemos establecido, el tipo de ayuno intermitente más popular y accesible es el patrón 16/8, especialmente para principiantes. Si optamos por incorporar este sistema a nuestra vida diaria, tendremos que pasar 16 horas completas sin comer; podemos – y debemos – sólo beber Agua, también café, té o infusiones natural, sin azúcar, leche o similares añadidos.

Lo bueno es que pasaremos unas ocho horas de este sueño rápido; Sólo hay que aguantar ocho horas. Esto significa saltarse el desayuno y la media mañana y dejar la primera toma de alimentos al mediodía o al mediodía. Aparentemente, las horas exactas necesitan ser ajustadas Dependiendo de cuándo dejemos de comer el día anterior, podemos adelantar o posponer la comida y la cena.

Saludables

Normalmente, esta primera ingesta es más económica ya que coincide con la jornada laboral, reservando la mayor parte de los nutrientes y calorías para la cena. Se recomienda cenar relativamente temprano para que no interfiera en la recuperación, y así aprovechar al máximo el ayuno nocturno para el día siguiente.

Esta cena debe ser saciante, nutritivo y completo. Es un error cenar demasiado ligero porque queremos adelgazar, y también no comer porque creemos que el ayuno nos da carta blanca para comer mal.

Para que nadie se quede sin ideas, a continuación te proponemos una selección de recetas tan completas como apetitosas, variadas y sencillas, para aquellos que se animan a practicar el ayuno intermitente.

Qué es y cómo hacer una ensalada compuesta

Ensaladas muy completas

Ahora que llega el buen tiempo y se piden platos más frescos, las ensaladas son una opción muy práctica ya que permiten armar cenas muy completas en un mismo plato. Los necesitamos relleno pero no pesadocon todos los nutrientes necesarios y sin salsas…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.