Asterix & Obelix, Auguste Rodin, Napoleón Bonaparte, Victor Hugo y Balzac, el lema «Liberté, Egalité, Fraternité»… Pero las contribuciones francesas al mundo no tienen precio sus aportaciones culinarias no se quedan atrás.

Francia es la cuna de nueva cocinalos grandes papas de la cocina moderna como Paul Bocuse (que en paz descanse), la dignidad del vino -y del champán- y por supuesto nuestros protagonistas del Cheese Day.

Descubre algunos de los 15 quesos más caros del mundo

Los franceses, Dios nos libre de llamarlos chovinistas, Se enorgullecen de tener un queso para cada día del año y, qué rico, tal vez tengan razón, aunque habría que catalogar cuantas no son versiones o variedades muy parecidas entre sí.

Lo que sí sabemos es que este derivado de la leche Es un producto valioso, por lo que vale la pena sumergirse en la cultura francesa. y descubre un Tour de Francia especial, aunque aquí tienes las etapas arrolladolos prepararemos con 15 quesos icónicos, sabrosos y conocidos -o menos- de Francia.

queso francés

Una industria que es orgullo nacional

Para hacerse una idea de la importancia del queso en Francia, basta con echar un vistazo a las tablas de productos con denominación de origen. Ahí, con los últimos datos en mano -los de 2018- vemos que 50 productos lácteos (45 quesos, 3 de mantequilla y dos de nata) cuentan con DOP (Apellation d’Origen Protégée), o lo que es lo mismo, Denominación de Origen Protegida.

Un número que es el mismo que el del resto de productos agroalimentarios con esta etiqueta, que son otros 50 en total. Un dato contundente si lo tenemos en cuenta Contiene verduras, carnes, frutas o aceites. Lejos, muy lejos quedan el vino y los derivados de la uva, de los que existen más de 360 ​​denominaciones de origen.

Para darnos una idea márketing Aparte de la ventaja francesa Se podría decir que en España solo tenemos 26 quesos DOP y no llegamos a los 100 DO de vino. Tomemos el cuchillo y el pan y comámonos Francia.

1. Reblochón

Foto 01 Reblochon de Saboya

Un icono alpino Alta Saboyaelaborado con leche cruda de vaca de las razas Abondance, Tarine y Montbéliarde, que debe su curioso nombre (reblochón significa algo así como ordeñar en Saboya) se convirtió en un truco utilizado por los pastores para evitar pagar toda la leche de las vacas como impuesto religioso. Primero ordeñaban al animal por la mañana y daban esta leche a los monasterios locales. Por la noche volvieron al establo y volvieron a ordeñar al animal, obtener una leche más cremosa y cremosasolían hacer este queso ya que tiene una vida útil más larga que la leche fresca.

La famosa receta de tartiflette se hace con el Reblochon

Se presenta en piezas de kilo, aunque puedes encontrarlo en supermercados con otros formatos más pequeños, y se caracteriza por una capa de naranja suave. Es fresco, sutil y armonioso, intenso sabor y olor a mantequillay se puede refinar (curado o curado en la jerga quesera) para hacerlo más intenso, pero se recomienda precaución ya que existe el riesgo de que su corteza desprenda olores amoniacales.

La famosa receta de la tartiflette se elabora a partir de un plato sustancioso a base de patatas, cebollas, nata fresca, tocino y tiras de este queso, todo derretido en el horno. Un festín para cualquiera que pida una siesta.

2. Morbier

Foto 02 Morbier

Una curiosa historia sigue a este queso de leche cruda de vaca de Franche-Comté, una región en el este del país que limita con Suiza. Se caracteriza por una fina capa de ceniza negra que la divide en dos partes y que hace décadas se usaba para evitar que la primera parte del queso tuviera corteza.

Fue por la ingratitud del clima local. Muchos pastores no podían llenar todo el molde de queso al ordeñar por la mañana, por lo que aplicaron una fina capa de carbón para tapar esa costra y luego rellenaron el molde con el ordeño de la tarde. Ahora estos requisitos ya no son necesarios, pero el detalle ha quedado como homenaje a la Fermier (agricultores) del pasado.

Los 27 quesos más deliciosos del mundo (para la mayoría de los amantes del queso)

Este queso, además de muy popular para sándwiches, es suave y afrutado, pero se puede añejar, haciéndolo más potente. Es cilíndrico y de un tamaño que podríamos llamar grande ya que suele pesar entre 5 y 8 kilos, por lo que cuando lo encontramos lo más normal es que lo cortemos. Su interior es cremoso, con ligeros aromas a nata y mantequilla, ya que es un queso de pasta prensada y sin cocer que suele desprender sutiles aromas a heno y cuadra. Los paladares más refinados deben consumirlo fresco, ya que estos olores se multiplican con la finura del queso, pero Es un queso perfecto para introducir en leche francesa cruda relativamente blanda..

3. Corazón de Neuchâtel

foto 03 corazon

Nacido como un detalle romántico, este peculiar queso les resultará familiar a muchos porque en su aspecto exterior -más allá de su forma- comparte similitudes con el Brie y el Camembert, posiblemente dos de los quesos franceses más conocidos. Como una cuestión de hecho, comparte departamento de origen con Camembertya que ambos son de Normandía.

El Coeur de Neufchâtel debe su curiosa forma a la…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.